Espiritualidad y salud

ESTELLA LIZARRA   29, 30 de Junio y 1 de Julio de 2018

Foro 2007

Crónica y manifiesto del Foro 2007

Recién clausurado el Foro Espiritual Estella 2007, nos aprestamos a haceros llegar el manifiesto consensuado entre las personas y las comunidades más implicadas en la gestación del evento, así como un breve reportaje gráfico del mismo. Este evento de diálogo y encuentro interreligioso ha concitado a más de un millar de almas en un unánime clamor de paz, clamor que se expresó en toda su fuerza y creatividad en la ceremonia de clausura en el Paseo de los Llanos, junto al río Ega.

 

Con más tiempo os haremos llegar crónicas, trascripciones, más material gráfico... Al igual que en la pasada edición, editaremos también un DVD.

 

Gracias de corazón a tod@s cuant@s habéis hecho posible este espacio de profunda unión en la diversidad, de genuina fraternidad encarnada ya aquí ahora sobre la Tierra.

 

Con la ayuda del Cielo, seguiremos juntos trabajando. 

 

 

 

MANIFIESTO DEL FORO ESPIRITUAL

 

Estella / Lizarra 2007

 

Las aguas del Ega y los caminos de la tierra nos han vuelto a reunir en Lizarra/Estella, del 28 de Junio al 1 de Julio. Compartimos ya el mismo horizonte e incluso los caminos se van acercando. Todos somos peregrinos, y donde se encuentran los caminos nos encontramos todos. Nos sentimos hermanas y hermanos unos de otros y de todos los seres. Y esto nos alegra y fortalece. Creemos que, en nuestra cultura, es urgente redescubrir la espiritualidad. Una espiritualidad que, lejos de repudiar la laicidad, la reivindica. Una espiritualidad respetuosa del misterio, tolerante y amable. No basta el saber, el tener ni el poder. Necesitamos la sabiduría de la vida para admirar y confiar, para ser libres y liberar, para acoger y compartir, para buscar y respetar, para cuidar y curar. Necesitamos una espiritualidad que nos inicie en esa sabiduría de la vida para ser felices y buenos.

 

Con la misma convicción afirmamos que la espiritualidad está más allá de todas las palabras, códigos y sistemas. Apreciamos y respetamos las creencias y los ritos particulares, ya se trate de religiones tradicionales, ya se trate de nuevos movimientos espirituales, en la medida en que ayuden a ahondar la experiencia espiritual. Pero son mediaciones, y ninguna mediación es absoluta. Lo absoluto es el Espíritu de la relación de todos los seres, el Espíritu que disuelve todas las fronteras, el Espíritu que todo lo anima y lo transforma, y conduce el universo a la gran comunión de lo diverso. Es el Espíritu que deseamos respirar e inspirar.

 

Miramos el mundo lleno de heridas. Heridas en los corazones, heridas en los cuerpos, heridas en los pueblos. Heridas de refugiados, heridas de inmigrantes, heridas de hambre, heridas de guerra. Continentes y mares plagados de heridas. Pateras y cayucos repletos de heridas. ¡Y tantas heridas, doblemente atroces, infligidas todavía hoy con la religión como pretexto! Queremos tener los ojos bien abiertos hacia dentro y hacia fuera, dejarnos conmover y convertir por los heridos de la Tierra. Sostenemos que nada es inevitable y que todo es curable, si esperamos lo imposible y nos unimos para hacerlo realidad. Aspiramos a un mundo sin heridas, sin estructuras violentas, sin cinismo, ni mentira. Creemos que la espiritualidad puede ser curativa si genera energías de denuncia y de consuelo, de solidaridad y de cuidado. Queremos vivir una espiritualidad sanadora. Nos comprometemos a no herir y a curar.

 

Nos duelen profundamente las heridas de nuestra madre Tierra. Los gritos de la Tierra y los gritos de los pobres son un mismo clamor, y nos convocan a un mismo compromiso más allá de credos y de increencias. Alzamos la voz para decir que el actual ritmo de explotación y de desarrollo es insostenible e inicuo. Y apostamos por una espiritualidad de la Tierra, en la que todos los seres formamos una gran comunidad de vida, de dolores y de anhelos, de derechos y de deberes.

 

Nuestra primera y última palabra es de confianza. Confiamos a pesar de todo. La confianza nos impulsa a encontrarnos, a unir nuestras fuerzas y a seguir caminando. La confianza nos anima a orar juntos por la paz, el perdón y la reconciliación, pues orar es una manera de realizar lo que esperamos. La confianza hará que lo imposible se haga realidad. Aún con la tregua rota y el corazón en vilo, queremos decir desde esta tierra: la paz es el deber más sagrado y, a pesar de todo, confiamos en la paz, en la voluntad de paz, en el trabajo común por la paz.

 

¡Shalom, Shalam, Shanti, Paz, Pau, Bakea!

 

 

 

ESPIRITU TOPAGUNEAREN MANIFESTUA

 

Estella / Lizarra 2007

 

Egako urek eta lurreko bideek berriro ere Lizarran bildu gaituzte, ekainaren 28tik uztailaren 1era bitarte. Horizonte bera izaten dugu baita bideak ere hurbiltzen ari dira. Guztiok gara erromes, eta bideek topo egiten duten lekuan guztiok elkartzen gara. Gure artean anaia-arrebak sentitzen gara baita izaki guztiena ere. Eta guzti horrek pozten eta indartzen gaitu. Uste dugu, gure kulturan, premiazkoa dela espiritualtasuna berraurkitzea. Espiritualtasuna zeina laikotasunari uko egitearen ordez, aldarrikatzen duena. Espiritualtasuna, misterioarekin adeitsua, tolerantea eta atsegina. Jakitea, edukitzea eta boterea ez da nahiko. Bizitzaren jakinduria behar dugu miresteko eta fidatzeko, libre izateko eta libre uzteko, babesteko eta partekatzeko, bilatzeko eta errespetatzeko, zaintzeko eta sendatzeko. Espiritualtasuna bat behar dugu zeinak bizitzaren jakinduria horretan hastapenak irakatsiko digun zoriontsuak eta zintzoak izateko.

 

Baita ere baieztatzen dugu, zalantzarik gabe, espiritualtasuna hitz, kodigo eta sistema guztiak baino harantzago badagoela. Sinesmen eta errito tradizionalak estimatzen eta errespetatzen ditugu, bai erlijio tradizionalak badira, bai espiritu-mugimendu berriak direnean, espiritu-esperientzian sakontzeko lagungarriak diren neurrian. Baina bitartekariak dira, eta inolako bitartekotzarik da absolutua. Absolutua da izaki guztiak harremanetan jartzen duen Espiritua, muga guztiak deuseztatzen dituen Espiritua, guztia bizkortzen eta eraldatzen duen Espiritua, eta unibertsoa gidatzen duena aniztasunaren elkartze handira. Hauxe da arnastu nahi dugun Espiritua.

 

Zauriz betetako munduari so egiten diogu. Zauriak bihotzetan, zauriak gorputzetan, zauriak herrietan. Errefuxiatuen zauriak, etorkinen zauriak, gosearen zauriak, gerraren zauriak. Kontinenteak eta itsasoak zauriz beteak. Paterak eta kayukoak zauriz gainezka. Eta hainbeste zauri, bi aldiz krudelak, oraindik ere ezartzen baitira erlijioaren aitzakiarekin! Begiak zabalik eduki nahi ditugu barrura eta kanpora begira, Lurreko zaurituek gu hunkiturik eta konbertiturik uztea. Mantentzen dugu deus ez dela halabeharrezkoa eta dena sendagarria dela, ezinezkoa espero badugu eta gauzatzeko biltzen bagara. Zauririk gabeko mundua nahi dugu, indarkeriazko egiturarik gabe, zinismorik gabe, gezurrik gabe. Uste dugu espirituatasuna sendagarria izan daitekeela salatzeko eta kontsolatzeko energiak sortzen baditu, elkartasunerako eta zaintzeko. Espiritualtasun sendagarria bizi nahi dugu. Konpromezua hartzen dugu ez zauritzeko eta sendatzeko.

 

Ama-lur maitearen zauriek sakonki mintzen gaituzte. Lurraren oihuek eta pobreen oihuek aldarri bera dira, eta konpromezu berdinera eramaten gaituzte, sinismenak eta sinesgaiztasunak baina harantzago. Ahotsa altxatzen dugu gaurko ustiapen eta garapen erritmoa eutsiezina eta bidegabea dela esateko. Eta Lurreko espiritualtasunaren aldeko apustua egiten dugu, non izaki guztiek bizi-komunitate handia osatzen dugun, minen eta nahien komunitatea, eskubideena eta betebeharrena. Gure lehenbiziko eta azken hitza konfidantza ematekoa da. Guzti hori gertatu arren konfiantza izaten dugu. Konfiantzak animatzen gaitu bakearen, barkamenaren eta adiskidetzearen alde otoitz egitera, otoitz egitea era bat baita espero duguna gauzatzeko. Konfiantzak ezinezkoa errealitate bilakatu du. Nahiz eta su-etena hautsita egon eta bihotza kezkaz beterik eduki arren, lur honetatik esan nahi dugu: bakea betebehar sakratuena da eta, hala eta guztiz ere, bakean konfidantza izaten dugu, bakearen borondatean, guztion bakearen aldeko lanean.

 

¡Shalom, Shalam, Shanti, Paz, Pau, Bakea!

Crónicas

Os presentamos a continuación las crónicas que, en el transcurso del Foro, redactó José Antonio Iniesta.

 

Comienzan las actividades del Foro Espiritual Estella 2007

 

El pasado jueves, día 28, comenzaron las actividades del Foro Espiritual Estella 2007, cuyo propósito principal es el diálogo interreligioso, tan importante en los tiempos que vivimos como medio eficaz para conseguir la paz a través del entendimiento.

 

Representantes de las distintas religiones, movimientos espirituales y creencias del planeta, se dieron cita en esta segunda edición, que de nuevo tiene lugar en el corazón de Estella, Navarra.

Medio millar de personas habían realizado su inscripción en el momento de la apertura del Foro, que contó con asistentes que provenían de los más alejados rincones de España y otros países. 92 ponentes y facilitadores, y 54 voluntarios que llevaron el peso de tan compleja organización, son una muestra de la importancia de este encuentro.

 

Ceremonia interreligiosa

 

Una emotiva ceremonia tuvo lugar en el Parque Los Llanos, alrededor de un simbólico altar de todas las culturas y creencias religiosas del planeta, construido sobre la hierba. Éste se levantaba sobre una estrella de ocho puntas, elaborada con piedras del río Ega, como símbolo del Foro Espiritual, que es al mismo tiempo el de la ciudad de Estella.

 

En el círculo alrededor del altar se reunieron representantes de la comunidad Baha’i, Cristianismo y Catolicismo, culturas nativas, Nueva Conciencia, Budismo, Brama Kumaris y Judaísmo. También estuvo representado el Ayuntamiento de Estella.

 

Cada uno de los representantes de las distintas corrientes espirituales manifestó sus mejores deseos de paz y fraternidad para el ser humano. Una niña fue dando luz con su vela a cada una de las que ellos portaban, para que a su vez, todos unidos, encendieran el gran velón que coronaba el altar central. Se quería representar con ello que todas las religiones y creencias, unidas desde su diversidad, daban con su propia llama una luz a la humanidad.

 

En esta ceremonia cargada de mensajes de tolerancia, integración, camino en común, se levantó el árbol de la paz, con la forma de poste octogonal y con un lema en ocho idiomas: “Que la paz prevalezca en la Tierra”. A sus pies, cada uno de los representantes, así como todas las personas que asistían al acto, ofrecieron una flor, como símbolo de esperanza de un mundo nuevo, más unido, como germen de una espiritualidad sin fronteras ni conflictos, donde prime el diálogo y el entendimiento.

 

Acto oficial de apertura del Foro Espiritual

 

En el acto de apertura, celebrado en el Cine Los Llanos, Maite Pardo, en representación de la Fundación Alalba, comenzó destacando la importancia de la ceremonia interreligiosa que momentos antes había tenido lugar en el Paseo Los Llanos. Expresó que con esa manifestación de elementos naturales se pretendía “reunirnos en lo profundo, en aquello que a todos nos une y hermana”. Añadió que este singular acontecimiento nos invita a “mirarnos a los ojos y reconocernos constructores de un mismo mundo, un mundo que ojalá, sea pronto la casa de todos”.

 

Un empeño común: palabras de Maite Pardo, de la Fundación Alalba

 

“Comenzamos desde el empeño común, desde el compromiso que compartimos: levantar entre todos, con nuestra tarea diaria, un gran Árbol de Paz que dé sombra y cobijo, día a día, año a año, a todo aquel que a su tronco se acerque. Levantamos el árbol del año pasado, y la vida, maestra sabia, nos mostró que había que seguir trabajando, que tendremos que levantarlo una y otra vez, porque el árbol de la paz aún no tiene raíces profundas en el corazón humano.

 

Pues bien, hoy lo volvemos a levantar, todos juntos, sin nombres y sin banderas. Y traemos ante este árbol una mochila repleta de sueños, más numerosos aún que los pétalos de las flores que hemos depositado a sus pies. Y lo traemos aquí, porque sabemos que si sumamos los sueños de todos y todas, si sumamos nuestros anhelos y trabajamos juntos, codo a codo, el sueño será, más pronto que tarde, una realidad en nuestra vida.

Como realidad es ya este encuentro que hemos estado anhelando durante un año. Si hemos comenzado desde lo profundo, desde la vivencia, queremos continuar desde la palabra, recuperar la palabra para que no sea por más tiempo motivo de separación y distancia, sino más bien puente de encuentro y de entendimiento”.

 

Conclusiones de los participantes en el acto inaugural

 

María José Arana, religiosa del Sagrado Corazón y comprometida con la Teología Feminista y Ecuménica afirmó que Estella es faro y guía, y que el diálogo interreligioso ha empezado a convertirse en una tarea irrenunciable, en un mundo en el que necesitamos vitalidad espiritual.

 

Germán Ancochea, traductor de libros de mística, destacó el papel de la fe en nuestras vidas, que nace cuando el hombre descubre en sí mismo un inmenso vacío existencial que desea ser llenado. Habló de la esperanza de haber sido llamados a ser más de lo que somos.

 

Vicente Morales ha dedicado su vida a las vigilias, los encuentros de unidad y los retiros espirituales. Con profunda emoción transmitió la necesidad de que la espiritualidad que llevamos en nuestro interior se manifieste plenamente, pues ha llegado la hora de que sea permanente y visible en el corazón.

En el acto también estaba presente la alcaldesa de Estella, Begoña Ganuza, que manifestó el apoyo del Ayuntamiento a la celebración de este Foro, en esta segunda edición, dando la bienvenida a todos los presentes. El apoyo institucional ha sido fundamental para que pudiera hacerse realidad un encuentro de esta magnitud.

 

Discurso de la apertura del Foro Espiritual Estella 2007 a cargo de Koldo Aldai

 

Koldo Aldai, de la Fundación Alalba, organizadora del Foro Espiritual Estella 2007, abrió su discurso diciendo que “estamos aquí porque creemos en los valores del diálogo, del compartir, del cooperar, jamás en el confrontar. Estamos aquí porque creemos en los credos que se suman en sus entidades, acervos y legados, jamás se restan, porque creemos en los credos que se crecen unos con los otros, que se completan, que se nutren y enriquecen…

Estamos aquí porque creemos que el diálogo interreligioso es un ejercicio de complementación necesaria, porque creemos que las religiones son verdaderas si renuncian a dominar sobre las otras. Estamos juntos levantando puentes donde no los había, construyendo alianzas y redes donde había separación, cuando no abismo”.

 

En su opinión, “La paz entre las religiones es también el cimiento de la paz que está emergiendo también a nivel político, cultural, económico. La fraternidad está emergiendo, la unidad interna está aflorando, pero hacen falta lugares donde se manifiesten, donde se puedan testimoniar. Estamos aquí porque estamos persuadidos de que las comunidades espirituales y religiosas, los credos unidos, podemos evitar el choque civilizacional que tan a menudo se anuncia desde los medios de comunicación. Estamos aquí porque creemos en las civilizaciones que se alían, en los credos que se encuentran”.

 

Consideró igualmente de una gran importancia la palabra: “La palabra es necesaria, diríamos que imprescindible, para establecer un clima de entendimiento y mucha comprensión, pero también entendemos que es llegado el momento precioso y anhelado en el que podemos ir más allá de la palabra y sentir la unión mágica, arrebatadora, del silencio, del canto, por qué no de la danza. Tras un pasado de división, nuestras almas suspiran por esa unión que no tiene nombre, por esa comunión para la que todavía no existe denominación alguna. Hay que dar, pues, terreno, espacio, donde espaciarse ese alma compartida, ese alma grupal, emergente. Queremos que este año el Foro de Estella se signifique más por ese aspecto vivencial. Ése fue el gozo de la primera edición, ése es el gozo que aspiramos a renovar en la segunda: la unión que va más allá del verbo. Tantas veces nos ha dividido y alejado el verbo…

 

Koldo Aldai expresó su agradecimiento a los 92 ponentes y facilitadores, y a los 54 voluntarios que hacen posible el sostenimiento de esta compleja organización. También agradeció al Ayuntamiento de Estella su plena disposición y rotundo apoyo a la hora de facilitar la infraestructura y los servicios que son tan importantes para este evento.

 

Por último, concluyó diciendo que “Vivimos en un momento crítico de la humanidad en el que se impone emerger de la más amplia de las alianzas para atender a los grandes desafíos que afrontamos juntos. Hoy más que nunca es el tiempo de unirnos tras los valores inmortales, sublimes, de hermandad y belleza, de justicia y amor”.

 

El diálogo entre religiones como premisa básica del Foro Espiritual Estella 2007

 

Son constantes los encuentros que se producen entre representantes de las distintas religiones y movimientos espirituales del planeta que se han dado cita en la ciudad de Estella, Navarra, para promover el diálogo interreligioso. Las mesas de diálogo tratan de encontrar puntos en común, de establecer sólidos vínculos de comunicación a través de los cuales se pueda alcanzar el entendimiento y una visión compartida, tomando como referencia todo aquello que es semejante en la interpretación del concepto de Dios.

Uno de estos encuentros se celebró el pasado viernes, día 29, en el salón de actos de la Escuela de Música, con el título de “Grandes religiones y nuevos movimientos espirituales”.

 

Actuando como moderador Alberto Fraile, de la revista Namasté, se dieron cita Joxe Arregi, en representación del Catolicismo, Avihay Abohab, del Judaísmo, José Luis Hernansáiz, de la Gran Fraternidad Universal, Sarabjit K. Khalsa, de los Sikhs, y Om Kar, del yoga. También estuvo presente, haciendo la presentación del acto, Koldo Aldai, de la Fundación Alalba.

 

Joxe Arregi, en contra de los dogmatismos y fanatismos, explicó que no podía creer en un Dios creado a imagen y semejanza de los seres humanos, un Dios que dicta normas inamovibles y eternas, como si todo estuviera establecido. Tampoco en un Dios que castiga, que se ofende, en un Dios del infierno. Desde su punto de vista “Dios comparte y acompaña. La figura de Jesús es la gran compañía con todos los seres dolientes”.

Avihay Abohab es judío. Dando muestras de una gran tolerancia, dijo que interpreta música que puede ser una invocación a Jesús o a Alá. Puso un especial énfasis en la importancia de la identidad, que “siempre va a quedar en la paradoja. Cuando alguien define algo siempre queda en el plano de la separación”. El trabajo con la identidad lo considera fundamental para solucionar toda clase de problemas. Tratando de definir su identidad comentó: “Soy un punto de encuentro entre conciencia y energía, y ese punto se encuentra en el Infinito”.

Para José Luis Hernansáiz, la espiritualidad comienza con los Diez Mandamientos, y el de “no matarás” se circunscribe a los seres humanos, pero también a todos los animales: “No los hemos creado y no tenemos por qué matarlos”. Considera muy importante “experimentar el concepto de la belleza y la armonía en nosotros mismos”.

 

Sarabjit K. Khalsa animó a desarrollar proyectos concretos con los que ayudar a la sociedad, a los más necesitados: “No hay ninguna religión que realmente quiera guerra. Han sido intereses que utiliza la religión como excusa. Podemos utilizar la religión para solucionar esos grandes problemas que hay en el mundo”.

Y ya por último, Om Kar quiso destacar que se puede experimentar a través de otras religiones, además de la de uno: “La magia de la vida es reconocerse en los otros”. Con el fin de que la humanidad dé un sentido práctico a cada uno de sus actos, afirmó que “Ya está bien de palabras, hay que concretar, poniendo en marcha los proyectos. Al término de su intervención, y recordando a Jesús, ofreció a todos los presentes la oportunidad de hacerse una pregunta: ¿Dónde están los que sufren?

 

Oración interreligiosa por la paz en la iglesia de las Recoletas

 

Dentro de las actividades del Foro Espiritual Estella 2007, en la tarde del pasado viernes, día 29, se celebró en la iglesia de las Recoletas, en Estella, Navarra, una oración interreligiosa por la paz, que se desarrolló como una ceremonia de un importante valor simbólico. Maite Pardo, de la Fundación Alalba, fue presentando a cada una de las personas que intervinieron ofreciendo sus mejores deseos de paz y fraternidad para la Humanidad. En lo alto del altar se dieron cita un buen número de representantes de las religiones y movimientos espirituales: Catolicismo, evangélicos, Judaísmo, tradiciones orientales, Brahma Kumaris, Fe Baha’i, tradición nativoamericana e incluso de los no creyentes.

 

La luz tuvo un importante papel en este destacado evento, pues los representantes de las distintas creencias encendieron una pequeña vela para guardarla en un recipiente, del que las recogerían más tarde para encender con ellas cada una de las velas que recibieron todos los presentes en el acto.

 

Entre otras muchas reflexiones, se podría destacar la siguiente: “Cuando somos conscientes de quién somos, nuestras palabras se llenan de significado. Sintamos quiénes somos: seres de paz”.